Entre la cerveza y la pared: La Trappe Puur, un tazón de cereales con leche

La primera vez que caté esta cerveza fue en la Cervecería Etxeberria, uno de los locales cerveceros por excelencia de Donostia y además situado en la Parte Vieja. Yo soy un habitual de este sitio por la oferta cervecera que tiene y próximamente haré en este blog una sección dedicada a bares y cervecerías. Os hablaré de mis sitios preferidos y de dónde ir según lo que busques… Y, por supuesto, siempre será la cerveza la gran protagonista.

Cerveza trapense de la cervecera Koningshoeven, para la gente de a pié como yo “La Trappe”, la de toda la vida. La única de las siete cerveceras genuinas trapenses que esta fuera del territorio belga.  La web esta muy bien montada y en ella se puede ver cómo los monjes manejan a la perfección el tema web y las nuevas tecnologías. Os dejo la ficha de cata que tienen ellos en su web, donde también encontrareis recetas de cocina con esta misma cerveza.

La trappe Puur

Entre la cerveza y la pared: La Trappe Puur

Es una Ale sin filtrar de 4,7%, con el sello de producto orgánico o natural. En la web dice textualmente: “En la fabricación de esta cerveza sólo se utilizan ingredientes biológicos de excelente calidad”. Para ser una cerveza sin filtrar, es bastante ligera y muy refrescante. A la vista no tiene casi nada de espuma y está muy poco carbonatada, cosa que agradezco porque deja disfrutar de otros aspectos como el sabor a cereal que tanto me gusta. Tiene un color un poco menos amarillento que el de la foto, similar al de una lager pero sin el tono blanquecino que aparece en la ficha de su web, supongo que será por el vaso.

El olor a cereales que tiene creo que es por el tema de ser orgánica o biológica, pero como ya he dicho, es un aroma delicioso: me recuerda a los desayunos con cereales que me tomaba de pequeño. El lúpulo que anuncian en su pegatina para mí queda muy en segundo plano en el sabor y olor, no así en la lengua, ya que después del trago notamos ese reseco en la boca. No es desagradable, ni mucho menos, y se mezcla también con ese regusto a cereal que para mí es lo que hace que esta cerveza destaque sobre otras de su nivel.

Para acompañar, sinceramente para mi hay birras que no me sugieren algo especifico, pero a esta le ponía música:  A little piece – THE JEZABELS

Salud!!!