Entre la cerveza y la pared: Naparbier Black Rock Cocoa X coffe. Viva la birra! Viva! Gora la birra! Gora!

Aunque todavía no había puesto ninguna cata de las birras que fabrican estos pamplonicas he de decir que son una de las cervezas nacionales que más consumo. Por su variedad de estilos y calidad. Su web está en construcción pero espero poder verla cuanto antes, creo que con una imagen renovada al igual que sus etiquetas.

La historia de Naparbier me gusta mucho. Por lo que he podido leer y ver en alguna entrevista de las teles locales la afición que tenían estos tíos se convirtió en su trabajo a raíz de que se quedaran en el paro allá por el 2009. Desde entonces no han hecho otra cosa que crecer como marca y como producto. Creo que exportan a Estados Unidos, unos de los sitios donde más cerveceras artesanas hay. Tengo muchas ganas de acercarme por su fábrica. No sé si organizan visitas al estilo de La Cibeles pero es un viaje que queda pendiente.

NaaparBlackRock

En verano coincidí en la primera feria de cerveza artesana de Gipuzkoa con Manel, un catalán súper birrero que estaba acompañado por su mujer. Me aconsejó encarecidamente que catase estas cervezas navarras y no se equivocaba. Desde aquí aprovecho para saludarles y darle las gracias a Manel.

Entre la cerveza y la pared: Naparbier Black Rock Cocoa X coffe. Viva la birra! Viva! Gora la birra! Gora!


La Naparbier Black Rock es una Imperial Porter con 9% de graduación alcohólica.

Tiene una espuma densa de color amarillento tirando a beige.

NaaparBlackRock2

El color de la cerveza es negra, petroleo puro.

El olor a lúpulo es muy justo, se nota algo más que en la Janis Porter (que será la siguiente en la sección Entre la cerveza y la pared) cuando va templando incluso calentándose me llegan olores como a frutas del bosque, moras, bayas…

El sabor, torrefacto como tiene que ser. Ese toque de lúpulo que aparece en nariz no se distingue tan claramente en la boca, pero no le deja destacar al dulce de la malta tostada y se equilibran bastante bien entre las dos. Es una cerveza que deja tener el trago en la boca para descubrir algo más de esos sabores. La graduación alcohólica no se nota en el trago pero sí que nos irán subiendo esos calorcitos a medida que nos vamos tomando la copa.

En resumen, una muy buena imperial porter de fabricación nacional y que sirve como sustituta del pacharán o el orujo después de comer. Para mí una manera perfecta de acompañar una de esas tertulias de sobremesa.
Salud!