Entre la cerveza y la pared: Brooklyn Black Chocolate Stout, densa, cremosa y con cuidado

La historia de la cerveza en Nueva York pasa por Brooklyn. Antes de la Ley Seca, de las 80 fábricas que había en la ciudad, 50 estaban en Brooklyn. Esto se debía a que la comunidad alemana se había situado en la zona, hasta había una parte de Brooklyn que le llamaban la ‘Fila de las cerveceras’.

Pasó la Ley Seca y se volvió a fabricar cerveza. Pero a finales de los 70 las dos familias cerveceras (Schaefer y Liebmann) que quedaban en la Gran Manzana cerraron sus fábricas de Brooklyn por no poder competir con otros tipos de cervezas que se producían en el centro de Estados Unidos.

BROOKLYNcHOCOSTOUT

La historia de la marca Brooklyn es una historia reciente. Fueron dos los fundadores: un periodista, Steve Hindy, que había viajado y vivido en Oriente Medio durante seis años, y su vecino, un ex-banquero llamado Tom Potter. Durante el tiempo que Steve estuvo de viaje aprendió infinidad de cosas y entre todas ellas cómo elaborar cerveza casera en países donde su venta estaba prohibida. En 1987 las ganas de Steve de desarrollar su pasión por elaborar cervezas ven la luz con la apertura de la Brooklyn Brewery. Las primeras cervezas de Brooklyn Brewerey 1 se elaboran en Utica por la Matt Brewery. Y es que hasta 1996 Brooklyn no tuvo su propia fábrica.  En 1994 aparece Garret Oliver, que había trabajado para la Manhattan Brewery, un brewmaster con fama por sus conferencias y artículos sobre elaboración de cerveza y con su propia interpretación de los estilos clásicos de cerveza. Fue un impulso para la marca y para poder consolidar una sede física.

Sabéis que me gusta ver las webs de las cervecerías y ésta en concreto me ha encantado con todas las conexiones a sus redes sociales, interacciones con los usuarios, completas fichas de cata y más cosas. Es muy completa y os la recomiendo:

brooklinCap1

WEB DE BROOKLYN BREWERY

Entre la cerveza y la pared: Brooklyn Black Chocolate Stout, densa, cremosa y con cuidado


Imperial Stout de Brooklyn Brewery con 10% en botella de 33 cl. y con 51 Ibus

El aspecto es totalmente opaco, negro, como el sobaco de un grillo y con pequeñas burbujas de tono marrón que emergen hacia la superficie para formar parte de una espuma cremosa y densa. El color de la espuma es marrón claro.

El olor es alcohólico, tostado intenso con toque dulce con lúpulos Willamette y American Fuggle.

El sabor es muy bueno, parecía que iba ser mucho más alcohólica en boca por el olor pero me ha sorprendido gratamente, pese a la gradación alcohólica que tiene se puede disfrutar del trago. Mantener un trago en la boca y disfrutar el cuerpo que le dan las maltas y el trigo es una delicia. Tiene un toque dulce muy bueno de caramelo y la unión de ésta con las maltas y cebadas americanas tostadas consiguen un ligero toque a chocolate. Eso sí, después del trago se nota el alcohol que tiene. Según se va templando, va apareciendo incluso más sabor a chocolate.

En resumen, una cerveza para disfrutar durante un buen rato, sin prisas y dándonos la oportunidad de notar en la boca el cuerpo que se ha conseguido gracias a la gran cantidad de maltas usadas en su elaboración.

Salud!

 

 

 

Anuncios