Entre la cerveza y la pared: Citra Ale: no Gross, no choice

Me gusta tener la posibilidad de elegir. La vida está llena de elecciones, algunas más importantes como los amigos, los estudios o la pareja; y otras más banales como camisa o camiseta, pantalón de pinzas o vaquero, rubias o morenas, ensalada o cocido, carne o pescado. Pero lo bueno de todo ese universo de dudas y posibilidades es poder elegir.

Se supone que estamos en democracia y que en todos los aspectos de nuestra vida reina el libre albedrío. Por desgracia, no siempre entre esas posibilidades de elección esta nuestra opción. Lo ejemplifica a la perfección el bipartidismo político que reina en este país: Tu puedes votar pero al final te van a poner al PP o al PSOE. ¿Qué hacer si no me gusta ni uno ni otro?

En el mundo de la cerveza ha pasado exactamente lo mismo. Creo que a partir de la revolución industrial hemos sufrido una pérdida de hábitos tradicionales en el día a día. Nos hemos ido acostumbrando a que las grandes vacas de la industria vayan  amamantando a la gente con sus productos sin identidad, planos y masificados. La gente se ha preocupado más del anuncio y de la imagen que doy si consumo un determinado producto a lo que realmente es. Hoy es el día que algunos de estos gigantes están intentando vender que vuelven a lo tradicional, pero nada más lejos de la realidad. Una pizza que compras en el supermercado y la recalientas en casa en la puta vida va a saber como la pizza recién hecha en un horno de leña. Me gusta tener la posibilidad de elegir y Gross nos lo deja claro:

BrewGROSS Company nace para dar un poco de caña a nuestros adormecidos paladares. Más allá de la lager industrial existen sabores y aromas que hasta ahora nos han sido vetados. Prohibidos. Olvidados. Queremos hacer cervezas que te aporten algo nuevo, las identifiques como algo diferente; te gusten o no. Porque tenemos derecho a elegir lo que bebemos. Ya está bien de que todas las cervezas tengan el mismo sabor. No somos esclavos del capital birrero, y no nos cortamos en hacer lo que nos gusta: CERVEZA. Así. Con mayúsculas”

GROSSCITRA2

Además de esta declaración de intenciones, aquí os dejo esta definición de la Citra Ale que decora cada una de sus botellas:

Citra Ale es una Pale Ale elaborada con malta Pilsen Premium. Una malta a base de cebada de verano que aporta un color extra claro y un fino aroma. Citra es el único lúpulo empleado en esta receta y encargado de su amargor, así como de sus aromas cítricos. Gross Beer es una cerveza fermentada a alta temperatura, sin pasteurizar, sin estabilizantes de espuma, sin conservantes, totalmente natural.

Entre la cerveza y la pared: Citra Ale: no Gross, no choice

Citra, una Pale Ale de Gross Brewing Company con 5% en botella de 33 cl. y con 30 Ibus

El aspecto es totalmente limpio y transparente, como nos pone en la etiqueta a nuestra elección queda servirla con el poso o no, para que quede limpia como en el vídeo la servimos con un poquito de cuidado sin echarla de golpe y de una vez, sin prisa pero sin pausa, como se suele decir. La espuma que forma es blanca y de burbuja pequeña.

El olor es buenísimo. A mí todo lo que tiene olor a cítrico en una cerveza me encanta. Esta Pale Ale elaborada con Citra nos dará una buena referencia a los no especializados de qué aroma confiere este lúpulo a las cervezas artesanas.

El sabor es muy bueno, una cerveza refrescante a tope, con el toque cítrico del aroma y un amargor no muy fuerte,  que la hace una candidata ideal para tener en casa y sacar a las visitas que piden una pseudocerveza y les queremos iniciar al mundo de la craft beer.

Me parece lo más parecido a la canción del verano en cuanto a cerveza artesana. Una vez que la cates no te la vas a quitar de la cabeza, y sin darte cuenta estarás pidiéndote una Citra tras otra en cualquier bar como pedías “El chiringuito” o “La Barbacoa” de Georgie Dann en la verbena del pueblo.

Salud!

GROSScITRA2

Facebook de Gross

Twitter de Gross

Instagram de Gross

Anuncios