Aniversario de La Quince Brewery, en cerveceria Irreale de Madrid


El día 29 de Noviembre era una fecha señalada en el calendario. La Quince Brewery celebraba su aniversario en la cervecería Irreale, en Madrid. Yo soy de Donostia y desde aquí hay unos cuantos kilómetros hasta la capital de España. Este blog lo escribo yo solo, pero muchas de las catas y entradas también tienen la culpa alguno que otro de mis amigos los que comparten mi afición por la buena cerveza. Pues gracias a esos amigos, en concreto a uno que disfruta de un pisito en Madrid y que de vez en cuando nos invita, solemos hacernos una escapada como la de este fin de semana pasado.

vistagen

Otra entrada más en el blog y otro guiño a La Quince, no es casualidad. Os explico: conocí a Jacobo hace algo más de un año intentando hacer un artículo para el blog sobre unos homebrewers que hacían cerveza y cultivaban su propio lúpulo. Nunca llegué a hacer ese artículo pero sí gracias a ese intento de artículo se ha creado una muy buena relación entre La Quince Brewery y Donostia. Como en toda relación la confianza da asco y creo que no hay ningún post sobre la Saison, la Llipa, la Hop fiction o la Vanilla, pese a ser algunas de las cervezas que más conozco, ya que las consumo de una manera muy habitual. Prometo ir publicando alguna que otra poco a poco, no tengo perdón.

Además de esta pequeña confesión os cuento lo que pasó en Madrid en la cervecería Irreale desde las 20:00 que llegamos hasta las 02:00 de la madrugada que nos fuimos. Nada más llegar al bar nos encontramos con los chicos de La Quince que estaban en la entrada, sorpresa para ellos, nadie sabía de nuestro plan de aparecer el sábado en Irreale para celebrar junto con todos los asistentes el aniversario. Tenía muchas ganas de estar en Irreale una tarde larga y tomarme un par de birras a gusto. La pizarra de este local me parece una delicia, doce grifos con variedades de todos los tipos para que no te falte de nada y por si no encuentras lo que quieres entre los grifos tienes un nevera repleta con variedades de todos los tipos y con algunas de las mejores marcas.

Mi paseo cervecero empezó con una doble ipa “Green Flash West Coast IPA” muy buena y potente de alcohol. Después una “Hop Fiction” de La Quince y para no cambiar mucho de estilo una IPA de The Kernel la Motueka Simcoe, otra delicatessen. Mientras degustaba estas maravillas pude ir conversando con algunos conocidos como los chicos del Templo de Ninkasi, también estaban por allí Humulus Lupulus, Cerveza Rudimentaria, Dorado y en botella, y más personajes de la cultura cervecera madrileña.

Para mí fue un placer reencontrarme con los conocidos y conocer personalmente a los que todavía no conocía. Cada vez que voy a Madrid a algún sarao de éstos me entra cierta envidia, sana pero envidia, de ver a estos blogueros que pueden compartir eventos y saraos cada dos por tres. En parte mi salud lo agradece porque estar cada finde así creo que no beneficiaría mucho a mi hígado. Lo dicho, el poder estar con todos estos cracks y compartir tragos y conversación es un placer. Desde aquí quiero agradeceros a todos lo bien que nos cuidáis cuando coincidimos con vosotros.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Después de hablar y tomarme unas tres pintas, el orden de las birras no lo tengo muy claro así que os pongo fotos de algunas de las cositas que pillamos del frigorífico y de los grifos. La pizarra la catamos entera y la nevera no llegamos por que se nos acabó la noche. Aparte de tener birras de competición, Irreale tiene una pequeña carta de comida. No por ser pequeña es menos importante, a la hora de cenar nos metimos unos bocadillos de porchetta con unos fingers de pollo al lúpulo, todo un detalle.

pollolupulo

Hace un par de años puede estar en el Irreale, me sorprendió el trato que recibimos, muy cordial y en un rato que mis amigos se escaparon a fumar me quedé con el camarero charlando y sin conocerme de nada estuvo muy amable, cosa que se agradece. Esta vez coincidí con el mismo camarero y pese a que por el aniversario había mucha gente el trato fue muy bueno. Como nos quedamos los últimos tuvo que sacara la escoba para vaciar el bar. Un local totalmente aconsejable relación calidad precio muy buena con cocina y buena comida. La oferta de birras es cojonuda, de los sitios donde he estado yo es de los mejores, por no decir el mejor.

En cuanto a las birras de La Quince, no puedo decir otra cosa, espectaculares. Si tenéis la oportunidad de pillar alguna de barril no lo dudéis. La hop fiction es un cervezón, a mí personalmente me gusta más que la Llipa, pero es que últimamente me hacen mas tilín las pale ales que las ipas. Aun y todo, la llipa es deliciosa, de las nacionales para mí está entre las mejores sin ninguna duda. La Vanilla Black Velvet del año pasado está buena, pero quizás le falta el tono de vainilla que tiene la de este año que es un pastelito dulce que no se puede dejar escapar.

Como final, quiero agradecer a todos la buena tarde noche que pasamos: a La Quince e Irreale como anfitriones, a todos los blogueros y a todos los cerveceros y cerveceras, que la cerveza nos siga juntando para disfrutar de buenos momentos, buena compañía y buena gente.

Anuncios